Cass McCombs, magia un martes por la noche

Los concierto en teatros siempre son diferentes…porque ahí se mezcla la magia de la música con la del entorno y esto hace que la cosa cambie bastante con respecto a un directo en sala.  Además, si el lugar elegido es el Teatro Lara ya os podéis hacer una idea de todo lo bonito que os voy a contar en las próximas líneas.

Cass McCombs volvía al Lara unos años más tarde, un martes cualquier y con el invierno asomando ya por Madrid. Diez y media de la noche, una hora un poco rara para los que madrugábamos al día siguiente, y los acordes de la guitarra del californiano empezaron a llenar el espacio de butacas y plateas.

Luz tenue y ese ambiente íntimo que siempre ofrece un sitio como el Lara para recibir a Cass McCombs. Acompañado de bajista, teclista y baterista hicieron un repaso por su último trabajo, publicado este mismo año, y por algunos temas del pasado para complacer a aquellos que les siguen desde sus inicios.

Por su parte, el público, como si estuviera viendo una obra de teatro, permanecían en un respetuoso silencio, disfrutando de la música y limitándose a “bailar” con la cabeza en algunos de los temas más movidos. Y es que, este tipo de concierto, que son como recitales, hay que verlos así, dejándote embaucar por las sensaciones que la música te va transmitiendo.

Algunos pueden decir que fue un concierto lineal y sin grandes destacados pero sonaron temas antiguos como “Bum Bum Bum”, “In a Chinese Alley”, “Brighter”, “County Line”, “Laughter is the Best Medicine” o “Big Wheel”, entre otros.

También, de su último trabajo ‘Tip of the Sphere’ nos entregó “I Followed the River South to What” con la que abrió el concierto. Además de “The Great Pixley Train Robbery”, “Real Life”, “Sleeping Volcanoes”, “American Canyon Sutra”, “Trying up Loose Ends” o “Rounder”.

No es la primera vez que Cass McCombs visita Madrid. En 2014 ya estuvo en el Teatro Lara, en un concierto de presentación de su trabajo ‘Big Wheel And Others’. También pudimos verlo en el Festival Tomavistas, ya con su último proyecto bajo el brazo. Ahora, solo unos meses más tarde ha vuelto para regalarnos tres fechas más, pasando, además de Madrid, por Cádiz y Valencia.

El californiano lleva haciendo canciones más de quince años y llegando a los oídos de sus fans con un sonido muy personal y característico. Con diez discos en su haber, es uno de los principales referentes internacionales. Es complicado encasillarlo en un estilo concreto ya que cada uno de sus proyectos aporta algún sonido diferente, pasando del rock, al folk, americana o al country.

En cualquier caso, podemos afirmar que, aunque el concierto de la semana pasada no fue de los más multitudinarios que ha tenido en nuestro país, sí que tuvo mucho de especial. Salimos con buen sabor de boca de allí, a pesar de la hora y del frío que nos cortaba la piel al salir del teatro.

Texto por Miriam Notario.

Foto por Daniel Forés