“Contra viento y sobre pronóstico”. Second en Barcelona.

Una vez liberados del pronóstico de lluvias en Murcia, que azotaron la región durante la semana, los valientes y comprometidos componentes de Second llegaron a tiempo para cerrar por todo lo alto esta temporada del ciclo Live The Roof en Barcelona.

El lugar elegido fue la terraza del Hotel Condal Mar en el barrio de Poblenou, que aunque bastante apartado en distancia de la actividad urbana, no fue impedimento para que se llenara de seguidores de la banda. Quizás demasiado, ya que además de las sillas emplazadas, los laterales de la terraza y toda la parte trasera estaba repleta de público que vería el concierto de pie.

Todos con ganas de escuchar a una de sus bandas favoritas en este formato más íntimo y diferente en cuando a sonido, ya que la diversidad de instrumentos menos usuales, prometía matices novedosos para vestir los ya conocidos temas del grupo.

Todavía con la luz del día, tomaban posiciones en contra del fuerte y fresco viento que soplaba en la terraza. Las primeras palabras saludando en catalán nos sacaron una sonrisa y comenzaron con ‘En otra dimensión’ y el clásico ‘Conocerte’.

En una de las primeras pausas Sean nos explicó algunos detalles sobre la maquinaria que manejaba Fran tras él. Concretamente acerca del lustroso xilófono con acabado de titanio que estrenaba para esta gira.

Sentado sobre un cajón flamenco destinado a ser acariciado con baquetas tipo “brush” y con los pies ocupados por un pedal de bombo y una mini pandereta de puntera, Fran nos sonreía, tan afable como siempre.

Se alternaron temas de varios de sus álbumes, transportándonos desde ‘Primera vez’ a la futurística ‘2502’ y los cortes más recientes, conectando sobre todo con los asistentes con ‘Invierno dulce’.

Siempre ocurre en este tipo de conciertos la interacción con el público aporta la nota de espontaneidad y cercanía que rompe el hielo. En este Sean nos comentaba que éramos un público acelerado y que quien se adelantara al cantar, se quedara “a recuperación” con Jorge tras el concierto.

Sean también nos confesó que les había dicho al resto de la banda que no importaba que se peinaran, que con el viento “se nos iba a ver el cartón igual”.    

Antes de comenzar ‘Nivel inexperto’ Sean dijo que veía caras de frío y caballerosamente recogió su chaqueta de detrás del escenario para prestársela a una chica del público, que a buen seguro agradeció el gesto.

‘Muérdeme’ trajo las primeras cosquillas para las ganas de bailar, pero tras ella se quedaron solos en el escenario Sean y Fran para interpretar ‘Teatro infinito’, con el reto novedoso y perfectamente llevado de Fran a los mandos del gran teclado Korg.

Disfrutamos atentos y en silencio esta exclusiva versión que no sabemos cuando volveremos a escuchar en directo.

Antes del breve descanso, nos sorprendieron con el rescate de ‘Tu alrededor’, corte que cerraba el álbum Demasiado soñadores, de 2011.

Jorge mantuvo la guitarra acústica todo el concierto y Nando la alternaba con el bajo en algunas canciones.

Volvieron con el toque más sensible y tierno de sus letras, la siempre emotiva ‘Más suerte’, seguida de ‘Sonará en todas partes’, en la que Nando echó mano al ukelele que custodió a sus pies todo el concierto.

La belleza y profundidad de ‘Rincón exquisito’, hizo que fuera coreada por toda la afición. En la parte trasera de la terraza, la ilustradora Patricia Prieto tenía casi terminada la lámina collage que había ido confeccionando cariñosamente al mismo tiempo que la banda nos ofrecía su música.

Llegó el momento que muchos esperaban y Sean nos invitó levantarnos para bailar todos juntos los dos últimos temas. ‘Rodamos’ nos recordó los momentos más álgidos de los festivales y para terminar, Sean no pudo evitar colarse entre el público a cantar como en éstos, con ‘Mira a la gente’ para hacer un fin de fiesta perfecto.

Abrazados y sonrientes, los cuatro jinetes del apocalipsis murciano se despidieron del escenario, que no del espacio en la terraza, donde permanecieron más de una hora larga charlando y haciéndose fotos con todos sus seguidores y seguidoras.

Y es que se ha demostrado a lo largo de los años que Second es una de las bandas indie con público más fiel del país, y por ello de las que mejor encajan en este formato íntimo. Cruzamos los dedos para que podamos disfrutar en más ocasiones de su música en un rincón tan exquisito como las acogedoras terrazas de Live the Roof.

Texto y fotos por Angel Balbás.