Control Remoto Vs. Marilians

A finales del mes de marzo, conocíamos ‘Odisea Aulática’, proyecto musical de Control Remoto donde filosofía y música van de la mano, en defensa de una educación de calidad para los jóvenes. Por ello, qué mejor que Jaime Echegaray, líder de la banda, para que nos hable de este trabajo.

Escuchar “Odisea Aulática”

Para empezar con la entrevista y las presentaciones oportunas, cuéntanos, ¿quién da vida al proyecto de ControlRemoto?

A ControlRemoto le da vida quien le alimenta y a ControlRemoto le alimentan estudiantes comprometidos con el amor a la verdad, profesores comprometidos con sus alumnos y músicos hartos de las mismas letras y musiquillas que no llegan a iluminar los abismos a los que nos enfrentamos. ControlRemoto respeta la inteligencia potencial del oyente, no le subestima, no le convierte en un objeto de consumo.

Hace poco más de un mes, nos llegaba tu última creación, ‘Odisea Aulática’, como un proyecto en el que la música y la educación van de la mano. ¿En qué momento de la trayectoria del grupo decidís mezclar estos dos ámbitos en vuestras canciones?

Es a partir del cuarto volumen, la Regla del Juego (2007), cuando dirijo la composición de las canciones a los campos de atracción de la filosofía crítica en conjugación con las clases de bachillerato.

‘Odisea Aulática’ lo componen 23 canciones y 12 interludios, dando vida a un disco de más de 90 minutos de duración. Para aquellas y aquellos que aún no lo hayan escuchado, ¿cómo lo definiríais para llamar su atención sobre él?

Odisea Aulática alimenta y protege la filosofía crítica con baile, sudor y reflexión.

Siguiendo en la línea de las composiciones que están en el disco, a lo largo de ellas vas contando la historia de Diez, un alumno de bachillerato, ¿qué intención hay detrás de, además de los 23 temas, incluir los 12 “Radio Control”?

Hay muchos fines buscados; uno de ellos, por citar uno, es que sirva de inspiración a los estudiantes que no se conforman con malvivir en el futuro que les tienen preparado. Odisea Aulática es un canto esperanzado a la rebelión en las aulas.

Con todo esto, se convierte en un disco extenso y cargado de intensidad por la potencia e historia de sus canciones, ¿algún consejo para poder sacarle el máximo provecho posible a las primeras escuchas?

Esta pregunta es de las mejores que me han formulado en estos meses: es muy aguda. Las primeras escuchas de Odisea Aulática, si se quiere tener una experiencia centrada de la obra, han de ser activas, y así la catarsis emocional desarrollará todo su potencial en las escuchas relajadas. Agotará tus fuerzas mentales pero la recompensa habrá merecido el esfuerzo. Esta primera tarea requiere esfuerzo mental, no es un disco construido para evadirse de la realidad, es un disco que se ajusta a la realidad y eso requiere posicionarse en contra de las modas musicales actuales, llenas de frases naif y temáticas egomaniacas que predisponen al oyente a dirigirse así en su vida. La lucha contra las condiciones actuales de sumisión voluntaria necesita no sólo clases de filosofía, también necesita canciones. Esta obra está en otra dimensión y no está mal que yo lo diga. Lo que está mal es que no lo digan los que tienen que hacérselo llegar al público. Es un atentado contra la filosofía y la dignidad de la profesión que obras de calado mediático pasen por ser filosóficas y revolucionarias cuando no son más que ejercicios de logomaquia narcisista.

En el momento en el que te planteas sacar adelante esta obra, ¿en quién piensas o para quiénes van dirigidos estos temas? Si es que van pensadas para un público en concreto.

Va dirigida contra el público y el gremio de músicos y críticos atontados que produce, consume y expande música tonta y que mata la rebelión que les hizo enamorarse de la música rock. Va dirigida a cualquier joven y no tan joven que, de alguna manera, sabe que la realidad no es lo que le muestran y no se la explican para tenerlo capturado. Va dirigida contra los fundamentalistas nostálgicos que se creen vanguardia. Va dirigida a favor de los que se esfuerzan y aumentan su conciencia de la verdad a sabiendas de que les dará más problemas. Va dirigida a los que aman la filosofía de verdad y la comparten esperanzados sin caer en optimismos sobreactuados. Va dirigida a los que eligen enemigos que están a su altura, ni más altos ni más bajos. Odisea Aulática es un canto esperanzado desde el realismo, no desde el idealismo, al amor a la verdad. El espíritu rebelde de la música rock resurge en esta obra tratando estilos muy pero que muy alejados del rock.

Podemos decir que las composiciones que están en ‘Odisea Aulática’, no son canciones al uso, ¿cómo llevas a cabo la composición de estos temas?

Este es el décimo volumen de ControlRemoto y es el primero en el que he tocado yo todos los instrumentos salvo el solo de saxofón de Guillem Ferrer Canal en el  Canto IV. Teniendo en cuenta que los estilos con los que tenía que elaborar la ópera, operan en su gran mayoría con técnicas digitales, me vi obligado a estudiar a fondo las máquinas de referencia, ejercitándome con ejercicios de estilo para hacerme al lugar. El Boss RC-505 ha resultado ser muy eficaz a la hora de construir los ritmos y las secuencias armónicas. Trabajar contra los estilos de moda incorporándolos a la trama ha sido muy enriquecedor y se refleja en la diversidad de estilos que pueblan Odisea Aulática.

En tus letras, mensajes directos y necesarios, de los que dejan poso, de los que te hacen pensar y dar vueltas a esa época de aulas e instituto. Creo que “Odisea Aulática”, es un proyecto didáctico del que se puede extraer un gran aprendizaje, ¿qué feedback os está llegando sobre el proyecto?

De momento, valoraciones amigas, de personas instruidas, personas del movimiento ControlRemoto que comprenden bien la tarea encomendada y que escuchan sabiendo a qué nos enfrentamos y en defensa de qué bailamos, sudamos y razonamos. Otros, amigos y aliados, nos han abandonado a nuestra suerte, que no es mucha. De los capos de la mafia pseudo-crítica venimos recibiendo desde nuestros comienzos, el silencio. No creo que eso vaya a cambiar ahora, con esta obra aún más extraña. Seguramente el volumen X nos aleje aún más del gran público y los grandes medios. Por eso, Miriam, quiero agradecerte en nombre de ControlRemoto, la atención que nos prestas. De corazón.

Por cierto, sabemos que la portada del disco también tiene que ver con la filosofía, ¿qué nos puedes contar sobre ello?

La relación entre el orden geométrico y el desorden en los colores de la portada de Odisea Aulática expresa una verdad filosófica profunda y fundamental. Óscar Mariné ha representado gráficamente con una sencillez admirable un principio fundamental del materialismo filosófico que enunció por primera vez, Platón y que Gustavo Bueno incorpora a su sistema de forma genial. Trabajar con Óscar Mariné, yo como profesor de filosofía y él como experto del arte visual, ha sido una experiencia muy estimulante y que ha producido el efecto buscado más allá de las expectativas que, en un principio, nos habíamos marcado. La portada significa que la realidad no se puede reducir a número, a verso, a deseo, a éxito, a dolor, a sexo, a amistad, a ley, a votos… La realidad es pluralidad discontinua y ahí reside nuestro desafío: aprender las conjugaciones entre el orden y el desorden y alcanzar la alegría de vivir aceptando la incomensurabilidad. Quién pretenda reducir la pluralidad discontinua a una causa única para esconder esta verdad ya sea en Dios, en el átomo, en el amor, nos hará ignorantes de por vida.  Y no hay tristeza en esto. Hay aceptación y alegría. Como dice Diez: “Lo que hay, es lo que hay, y lo que hay no se disculpa”.

Para ir terminando con la entrevista, cuando la situación sanitaria mejore, ¿os planteáis llevar al directo ‘Odisea Aulática’? (Si es así, muchas ganas de ese momento).

Sí, por supuesto, y con la firme intención de interpretarla para la forma escénica que ha sido concebida: en teatros y representada como la obra manda. Muchas gracias, Miriam, por dedicarnos tu tiempo.