Cover art… Cap. 1

¿Sabéis lo que es un púlsar? Yo tampoco lo sabía, pero lo busqué en Internet y ahora ya lo sé. Bueno, más o menos. A ver si (más o menos) lo puedo explicar… “Un púlsar es una estrella de neutrones que emite una radiación periódica. Los púlsares poseen un intenso campo magnético que induce la emisión de estos pulsos de radiación a intervalos regulares relacionados con el periodo de rotación del objeto. Ese campo magnético y su movimiento de rotación, combinado con la enorme densidad de estas estrellas, propicia la emisión de “chorros de radiación” en el rango de Radio, Rayos X o Rayos Gamma, como si fueran cañones de radiación electromagnética. Sabiendo esto, es posible que mirando a un punto determinado del firmamento, recibamos un “chorro” de rayos X, que aparece cuando el polo magnético de la estrella mira hacia la tierra, y desaparece una milésima de segundo después debido a su rotación. De modo que lo que percibimos entonces desde el cielo son pulsos de radiación con un periodo extremadamente exacto que se repiten una y otra vez cuando el chorro se orienta hacia nuestro planeta”. Y bueno, básicamente eso es un púlsar. O lo que yo he entendido, vaya.

Aunque hay que añadir alguna cosa más para llegar a donde quiero. “La primera persona en detectar la señal de un púlsar, conocido ahora como PSR B1919+21, fue Jocelyn Bell mientras realizaba investigaciones para su doctorado en el observatorio de Arecibo, en Puerto Rico, junto a su tutor, el científico Anthony Hewish. Lo que detectaron fueron ondas de radio de corta duración originadas fuera de la Tierra, y que se repetían sistemáticamente cada 1,337 segundos. Pensaron que habían establecido contacto con alguna civilización extraterrestre, por lo que bautizaron a su fuente LGM (Little Green Men), aunque tras una búsqueda rápida descubrieron tres púlsares más, por lo que pronto concluyeron que era un fenómeno natural. Gracias a este descubrimiento Anthony Hewish recibió el Premio Nobel de Física en 1974, mientras que Jocelyn Bell no recibió ningún reconocimiento pese a haber sido ella quien advirtió esa primera señal de radio”. Ahora ya sabemos qué es un púlsar y quién descubrió el primero. Podríamos debatir sobre ese Nobel y quién se llevó el merito, pero es otro tema.

Prosigamos, que ya estamos cerca del desenlace.“Este tipo de señales únicamente se pueden detectar mediante un radiotelescopio, que conectado a un ordenador y con un programa, que fue especialmente diseñado para este uso concreto por el Dr. Harold D. Craft Jr., se puede realizar una gráfica exacta de las pulsaciones de la estrella”. Como un electrocardiograma o algo así, supongo. “El diagrama de estos pulsos, o el dibujo de la onda resultante de ellos, apareció publicado por primera vez en 1969 en la tesis doctoral editada por el futuro Dr. Craft Jr. en la Universidad de Cornell, llamada Observaciones radiales de los perfiles del pulso y las medidas de pulsación de doce púlsares.” Y hasta aquí quería llegar, hasta ese diagrama. Diagrama que a partir de aquí llamaremos dibujo.

Bien, los que hayáis llegado hasta aquí (y soy optimista, quizá debería decir, “si alguien ha llegado hasta aquí”) igual os preguntáis a qué viene todo esto. O igual habéis mirado las fotos y ya sabéis a qué viene. En cualquier caso, viendo el dibujo, todo el mundo sabrá ya de qué hablamos. En efecto, de la portada del Unknown Pleasures de Joy Division.

 

 

La icónica portada fue diseñada por Peter Saville, diseñador gráfico que tomó la imagen de la Enciclopedia de Astronomía de Cambridge de 1977, donde no se mencionaba al autor, porque le pareció una imagen maravillosa y muy simbólica, (se me ocurre que también hubiera funcionado para el Principios Básicos de Astronomía) y no se equivocaba, sin duda ver ese dibujo es pensar en Joy Division de manera automática e instantánea.

Craft Jr.  mencionó que un profesor de astronomía amigo suyo, le enseñó el disco de Joy Division hace unos años y que al instante reconoció su dibujo. “Fui corriendo a una tienda de discos y allí estaba. Así que compré el álbum, y al llegar a la caja vi que también tenían la imagen en un póster, así que compre uno de esos también, sin ninguna razón en particular, excepto que es mi imagen, y yo pensé que debería tener una copia del mismo.”

 

 

Parece que todo lo que rodea a la banda posee ese aura de misticismo, que todo tiene una trascendencia que va más allá de su música, que todo tiene mucho sentido y mucho peso en el hecho de ser uno de los grupos más importantes e influyentes de la historia de la música contemporánea, y por supuesto la portada de este álbum no podía ser menos. Tengo que reconocer que me encanta la historia científica que se esconde detrás del diseño de Unknown Pleasures. Todo salvo la parte en la que no se le reconoce su mérito a la tal Jocelyn Bell, y la parte en la que el Dr. Craft Jr. no recibe ni un solo céntimo por la autoría del dibujo. Seguro que el amigo Saville pilló una buena tacada.

Otra portada de la que me gustaría hablar, aunque por motivos muy diferentes, es la del Think Tank de Blur. El álbum, publicado en 2003, contó con el artista urbano Banksy (no Bansky, haced el favor) para el diseño de la carátula. Lo que siempre me ha llamado la atención de esta colaboración, es que me parece un tanto contradictorio el hecho de diseñar portadas de discos con el discurso del artista, tan en contra del comercio, tan anticapitalista… algunos lo tacharían de “vendido”. Yo no, por supuesto. Creo que alguna vez he llegado a decir que Banksy es Dios. Por mi puede hacer lo que quiera. Además, a estas alturas de la película, donde el Primavera Sound trae de cabeza de cartel a Hannah Montana, Carolina Durante colabora con Amaia de OT o incluso nos han convencido de que el Trap es el nuevo Punk, ya nada me sorprende. Cabe mencionar que en este caso, el mismo artista, aunque no suele hacerlo, se pronunció sobre el tema, “he hecho algunas cosas para pagar las facturas, por eso hice el álbum de Blur. Era un buen disco y me pagaron bien. Creo que hay una distinción muy importante que hacer: si es algo en lo que realmente crees, hacer algo comercial no se convierte en una mierda solo por que sea comercial”. También mencionaré que el original de la portada se vendió en subasta por 110.000 euros. Bueno, a lo que iba. Pretendía hablar de algunos discos y de sus portadas obra de grandes artistas, pero lo cierto es que yo no entiendo de arte, lo máximo que sé es si algo me gusta o no. Así de simple. Así que sí, la portada de Banksy del Think Tank de Blur me gusta, me gusta mucho. No puedo aportar nada más, nada técnico, ninguna explicación. Ah sí, una cosa más, Banksy es Iñaki Gabilondo (veáse El Fin de la Comedia). De nada.

 

 

Pensaba hablar de muchas cosas más, de Javier Aramburu, del plátano de Warhol, del increíble formato del Ladies And Gentlemen We´re Floating Into Space de Spiritualized… Pero esto ya se está alargando demasiado, vosotros os cansáis, yo tengo sueño, ya sabéis… Así que vamos a concluir esto como “Cap. 1”, y ya si eso, otro día lo retomamos con el “Cap. 2”. O no.

 

ALEX PANDA