David Tattersall vs. Marilians


Madrid acaba de entrar en la ansiada Fase 1 y por fin hemos empezado a disfrutar de la llamada “nueva normalidad”, pero han sido muchos días de cuarentena y hemos hecho de todo para combatir el aburrimiento, pasando por el yoga, los conciertos online, las sesiones de zoom y los panes de masa madre. Si hay alguien que ha sido -y sigue siendo- prolífero de verdad ése es David Tattersall, que seguro es un nombre que os suena mucho –o como los ingleses dirían ‘rings a bell’– porque es nada más y nada menos que el vocalista de una de las bandas indie del Reino Unido más aclamadas en nuestro país, los siempre geniales The Wave Pictures.


El 30 de marzo, Tattersall publicó por primera vez en su página de Facebook lo que sería la primera entrega de “Lockdown Boogies”, un proyecto lo-fi y en solitario –manteniendo la distancia de seguridad, como debe ser– que está siendo su manera de, día tras día y canción tras canción, hacer frente al confinamiento. Hoy es 1 de junio y ya llevamos 63 boogies… ¡Quién sabe cuántos nos quedan!

Hacemos conexión londinense con David para que nos cuente un poco cómo lo está llevando, la cosa en Inglaterra aún no está nada clara…


Marilians. Hola, Dave ¿Cómo va eso? Otra semana más…

¿Cómo estás pasando estos días? ¿Estás solo en tu casa, acompañado? ¿Te has escapado a algún sitio en cuanto se anunció el confinamiento…?

David. ¡Hola! Estoy en Londres, en casa con mi chica. No nos hemos movido de aquí.

No tenemos una rutina establecida. Yo suelo dormir hasta tarde y algunos días me escapo con mi bicicleta a dar una vuelta por los alrededores. También hay días en los que no hago absolutamente nada.

Marilians. ¿Cómo surgió la idea de “Lockdown Boogies”? ¿No te apetecía simplemente no hacer nada, con la excusa de la incertidumbre de no saber realmente qué está pasando y cuánto tiempo nos va a llevar, modo Netflix & chill y ya veremos?

Escribir, grabar y publicar una canción cada 24h es un trabajazo…

David. Me encanta no hacer nada, la verdad es que soy muy fan de no dar ni golpe. No soy una persona muy ambiciosa.

Me quedo tan pancho cuando no hay nada que hacer, pero en parte es porque me chifla tener el tiempo para poder escribir canciones. Casi todas las que escribo han sido concebidas en periodos de absoluto aburrimiento doméstico.

Y mi problema con escribir canciones es precisamente ése, que escribo muchas más de las que en realidad puedo publicar. Escribo un montón de canciones malas y de vez en cuando me salen unas cuantas que son buenas. Y lo que habitualmente sucede es que me pongo a escribir un montonazo de canciones y luego lo primero que tengo que hacer es decidir con cuáles me quedo antes de enseñárselas a mis compañeros.

Tocar una canción nueva cuando ensayo con The Wave Pictures o The Surfing Magazines siempre es algo que me pone de los nervios. Por lo general me pasa que no tengo ni idea de si será un temazo o una castaña, así que en primer lugar, de las 10 o 20 canciones que haya escrito los chicos solo terminan escuchando la mitad, y luego, si no les gustan o no ven cómo tocarlas, pues vuelvo a meterlas en un cajón.

A veces, habiendo pasado años, una canción vuelve a salir a la luz, pero normalmente si una canción no pasa esa primera criba ya queda descartada para siempre.


Entonces, de todas las canciones que intentamos tocar con la banda al completo, tan solo unas pocas merecerá la pena grabarlas. Y ése es el proceso, vamos haciendo criba tras criba hasta llegar al proceso de grabación con todo bien masticado.


Y finalmente, para cada disco siempre grabamos el doble de canciones igualmente y luego ya llega la criba final, que es la selección de las selecciones. Es un proceso bastante frustrante en algunos sentidos.

Hasta ahora con mi proyecto de los Lockdown Boogies todo está siendo diversión, para mí crear es la parte divertida y por suerte aún no he llegado a la parte aburrida –la dichosa criba. El “mundo real” significa trabajar duro y está lleno de compromisos aburridos. ¡La gente que tiene que lidiar con el batería de su grupo sabe de qué estoy hablando seguro!

Concebir canciones no es así de comprometido en absoluto. A mí me supone muy poco o ningún esfuerzo y me hace sentir bien. ¡Y encima tengo una máquina que hace de batería y obedece a todo lo que la digo!

La realidad es que adoro hacer música con mis amigos y tocar en directo y meternos en el estudio. Nunca antes había tenido que dejar todo esto a un lado y lo estoy echando muchísimo de menos. Llegó un punto en el que me dije a mí mismo: Me voy a volver majara como no me meta a la de ya en mi burbuja creativa y me ponga a escribir canciones. Así que así fue cómo decidí empezar con este proyecto.

Marilians. ¿Y se te ha ido un poco de las manos o preveías que te iba a salir una colección importante de canciones? Porque ya van más de 60… Tengo otra pregunta para ti: ¿Qué desayunas por las mañanas? (risas)

David. No, no está siendo un trabajo duro en absoluto. Y no he tenido que pararme a pensar en el resultado final nunca. Simplemente dejaré de subir canciones cuando llegue el momento adecuado.


Las cosas en Londres están empezando a cambiar y la vida ya no es la misma que la de hace un par de semanas, hay mucha gente que ha empezado a salir a la calle y a disfrutar del buen tiempo. Ya no estamos en un Londres tan restringido por el confinamiento. 


No sé realmente en qué momento me parecerá estúpido seguir subiendo canciones a la página de los Lockdown Boogies. Dejaré de hacerlo cuando me parezca raro, supongo. Aún sigo disfrutando con ello, pero imagino que me quedaré sin fuelle pronto. Preveo que llegará el momento en el que me parecerá una tontería seguir adelante. Un montón de gente que conozco ya ha vuelto al trabajo, pero sí que es verdad que otros tantos siguen estando confinadísimos. Sea como sea, siento que cada vez van quedando menos boogies.

…Pues si te digo la verdad, a veces ni desayunamos. Pero cuando lo hacemos, lo que más nos gusta es marcarnos unos huevos con bacon y tostadas con mermelada. El sabor de la mermelada y el bacon juntos creo que es una combinación simplemente fantástica. Y los huevos fritos tienen que tener la yema en su punto, para que se pueda mojar pan como es debido. Para beber tomamos té, por supuesto, y también zumo de naranja. 


Marilians. ¿Tienes pensado hacer algo con todos los boogies cuando termine el confinamiento, igual sacarlos en disco o hacerte una gira post-Covid?

David. Pues no tengo ningún plan al respecto. ¡Y es una cosa que me asusta bastante porque nunca antes he tenido tan pocos planes en mi vida!


Es muy probable que grabe una selección de mis boogies favoritos con una banda y en un estudio, para hacer un buen contraste de estilos lo-fi y hi-fi en cuanto a grabación se refiere. No sé realmente cómo saldría el experimento, pero sí que me apetece intentarlo.


También he pensado en sacar una selección de boogies tal y como los he ido publicando. Y también se me ha pasado por la cabeza el no hacer nada en absoluto con ellos –simplemente dejarlos estar y pasar a lo siguiente que vaya a ponerme a hacer.


Tengo todas estas ideas en mente pero ningún plan concreto por ahora.
 


Lo que sí que he hecho ha sido terminar un disco (¡Atención, primicia!) –Bright Moon de The David Tattersall Group. Y estoy a medias con otro de The Surfing Magazines. Y también al inicio de otro con The Wave Pictures. La movida del confinamiento me pilló tal que así, que no es poco, así que voy a tener que lidiar con todo esto y muy probablemente darle prioridad antes de ponerme a hacer cualquier otra cosa.

Marilians. Por cierto, ¿cómo os ha afectado a ti, Jonny y Franic (The Wave Pictures) todo esto, a nivel conciertos o grabaciones pendientes, etc.? ¿Qué tal lo están llevando ellos? ¿Y con Charles y Dominic de The Surfing Magazines, cómo lo llevas?

David. Nos ha afectado muchísimo a todos, por supuesto. Como te acabo de contar, estábamos con un disco de The Surfing Magazines a medias cuando se decretó el estado de alarma en Inglaterra y comenzó la cuarentena. Y ahora no sabemos realmente cuándo vamos a poder terminarlo o volver a salir de gira. 


Y es la misma historia con The Wave Pictures, quién sabe cuándo vamos a poder retomar lo que teníamos pendiente. Con mi nuevo proyecto, The David Tattersall Group, no he llegado ni a tocar.


A todo el mundo se le han fastidiado los planes… ¡No es que solo me haya pasado a mí!

A nivel personal, todos ellos –Franic, Jonny, Charles y Dom– lo esán llevando bastante bien. Hablamos todo el rato y yo les veo contentos. La otra noche estuvimos Dom, Fran y yo viendo la peli “Sudden Death” de Jean Claude Van Damme, la echaron en la tele, así que lo que hicimos fue ponernos a verla a la vez, cada uno en su casa pero juntos en la distancia.

Dom y yo a veces nos vemos en el parque. Él es la única persona a la que he visto cara a cara fuera de casa. A los demás no les he llegado a ver aún, pero hablamos por teléfono y todos estamos bien. Creo que la cuarentena le ha venido bastante bien a mucha gente que conozco, simplemente para poder descansar y hacer un parón en sus frenéticas rutinas.


En cuanto a planes futuros creo que ni merece la pena pararse a pensar en ello. Todo está en el aire.

Marilians. Nina Garthwaite, tu chica, no solo está diseñando el arte para cada uno de los temas y haciendo animaciones, sino que también toca la trompeta y te acompaña a la voz en alguno de los boogies… ¿Lleváis el confinamiento sincronizado o cómo lo está llevando ella?

David. Nina es increíblemente creativa. Vivimos juntos pero ella se ha encargado en exclusiva de todo el diseño y animaciones de Lockdown Boogies. En esto yo no me llevo ningún mérito.

Marilians. Me encanta por cierto la imagen tan gráfica y minimalista que le habéis dado, entras a tu Bandcamp y es casi como entrar en la sala Rothko de la Tate Modern… Te entra de repente una cierta paz interior y como la sensación de que todo está bajo control, que es un sentimiento muy importante a tener en medio de una pandemia, aunque solo se trate de una “paz visual”.

David. Oh, estoy totalmente de acuerdo. ¡Han quedado preciosas todas las portadas! Tengo una novia que es un talento. Todo lo que hace tiene un estilo muy peculiar que le da a las cosas una fuerza importante.

Marilians. ¿Tienes algún boogie favorito o los quieres a todos por igual?

A mí por ahora el que más me ha gustado ha sido el del 23 de abril “I Will”. El texto que has escrito de acompañamiento es precioso: “Nos sentamos juntos, la montaña y yo, hasta que solo permanece la montaña”. Lo próximo que sea un libro de poemas, por favor.

Sí, me quedo con “Yep (Strange Loyalties 2: Even Stranger!)”. Nina ha hecho una animación de acompañamiento:


Yep (Strange Loyalties 2: Even Stranger)

#62 Yep, with another animation from Nina Garthwaite https://davidtattersall.bandcamp.com/track/yep-strange-loyalties-2-even-strangerPassion for power: the terrible teacher of great contempt.Passion for power: which, however, mounteth alluringly even to the pure and lonesome, and up to self-satisfied elevations, glowing like a love that painteth purple felicities alluringly on earthly heavens.Passion for power: but who could call it passion, when the height longeth to stoop to power! Verily, nothing sick or diseased is there in such longing and descending!

Gepostet von David Tattersall am Samstag, 30. Mai 2020

 

Marilians. Aparte de escribir y grabar, ¿qué otras actividades forman parte de tu rutina diaria? ¿Te has puesto a hacer yoga o algún bizcocho? ¿Algún libro, peli o serie que nos puedas recomendar?

David. Pues he dedicado una gran cantidad de mi tiempo a escuchar discos de Guided By Voices y Robert Pollard, se lo tengo que agradecer a mi amigo Hugh, ¡que me hace unos recopilatorios buenísimos! Y también a mi amigo Michael, que me ha pasado un discazo de Donovan en directo.


Mis discos favoritos de la cuarentena han sido: Who’s Next de The Who, The White Album de The Beatles, The Great San Bernadino Birthday Party de John Fahey, Reckoning and Murmer de REM, Pink Flag de Wire, Rattus Norvegicus de The Stranglers, Killer y Love It To Death de Alice Cooper, Are We Not Men We Are Devo de Devo, Let It Be de The Replacements, Jailbreak de Thin Lizzy y Pink Moon de Nick Drake.

Pelis favoritas de la cuarentena: Once Upon A Time In America, Five Easy Pieces, The Last Detail, The Wizard of Oz, Wild At Heart, The Driver, Lethal Weapon, The Deer Hunter, The Long Goodbye, Inherent Vice, The Limits of Control, Rambo First Blood, Point Blank, Apocalypse Now, Manhunter, The Thief, Crocodile Dundee, The Public Enemy (la versión de James Cagney) y 48 Hours.

Mi serie favorita es Bored to Death. Es una verdadera lástima que la hayan cancelado, es la única serie con la que he disfrutado de verdad últimamente. En cuanto a documentales, me lo he pasado en grande viendo The Last Dance, que va sobre Michael Jordan, aunque también me ha gustado muchísimo el de O.J. Simpson, que es muy largo pero excelente.


La verdad es que por lo general prefiero ponerme a ver una película antes que una serie, siempre termino aburriéndome de las típicas series que duran años y años y que parece que nunca van a tener un desenlace, nunca he sido nada fan de este tipo de producciones. A menudo me enganchan al principio pero para cuando terminan estoy que las odio a muerte. Me pasó con Glow y Dead To Me. ¡Ah, y también con Breaking Bad y The Wire! Así que paso bastante de las series, no forman parte de mi rutina.

Marilians. ¿Qué le pides a lo que nos queda de 2020, o ya pasas directamente a hacer planes para 2021?

David. Ojalá tuviera una respuesta que darte. ¡Creo que no tengo ningún plan! ¡Preocupaciones tengo muchas, pero planes, ninguno!

Bueno, pues a ver cómo salimos todos de ésta… Ojalá y podamos tenerte en España y por Marilians pronto. Muchas gracias, David. ¡Cuídate mucho! Stay safe, stay sane.