El Festival Río Babel pone a bailar a Madrid

Que no hay veranos sin festivales, ni Madrid sin música en directo. Por ello y, siguiendo con la gran oferta musical que siempre nos ofrece esta ciudad, este finde pasado tuvo lugar una nueva edición del Festival Río Babel. En total, casi 25.000 personas disfrutaron de tres días de conciertos, amigos, buen ambiente y mejor música.

Os hacemos un repaso de las tres jornadas de festival para aquellos y aquellas que no pudisteis asistir.

El jueves, dedicado a la música urbana y latina, empezaban a sonar las primeras canciones desde los escenarios del festival de la mano del rapero Pj Sin Suela y Pedro Capó con su pop contemporáneo. Los que decidieron llegar a estos dos primeros conciertos y dar comienzo a la fiesta a primera hora de la tarde, fueron los que se evitaron la cola kilométrica que supuso la visita de Bad Bunny al festival madrileño. Y es que lo del puertorriqueño fue una auténtica locura.

Con un séquito de fans, todos cantando al unísono cada una de sus canciones, el trapero se coronó como uno de los momentos top del fin de semana. Bad Bunny, acompañado de un DJ y su propio cuadro de baile, hizo un repaso por sus temas más conocidos, siendo coreados desde principio a fin por todos sus seguidores.

Además, entre hit y hit, el “conejo malo” aprovechó para hablar de libertad, de actuar sin miedo a la crítica y de respetar sin mirar lo que hace el de al lado. Todo esto acompañada de una puesta en escena donde el fuego y el confeti jugaron un papel fundamental durante todo el concierto.

Con la alta asistencia del jueves, ya nos podíamos imaginar que el viernes también iba a dejarnos algún que otro momento para el recuerdo y la verdad es que hubo varios. Fue un día con artistas y estilos muy diferentes entre sí, ajustándose así a todo tipo de preferencias musicales.

Abriendo la segunda jornada del festival, aparecían Los Espíritus, con su rock argentino y ante un público que llegaba tímidamente al recinto e intentaban buscar unos centímetros de sombra. Son muchas las bandas argentinas que de un tiempo para acá están pisando nuestro país, demostrando la gran calidad que hay al otro lado del charco. Cogía el relevo de los argentinos, Muerdo, alter ego de Pascual Cantero, con esas letras que nos hacían emocionarnos y animarnos a partes iguales.

La tarde seguía avanzando y con ella la fuerza, la energía y la potencia llegaban de la mano de la cantautora Mon Laferte. La chilena contagió a los asistentes con ese buen rollo que trasmiten junto a la potente banda que la acompaña. Y esa voz, su voz, que hace que todo suene tan bonito. Qué manera de animar a un público que ya se les veía con ganas de baile y fiesta.

Y con el ritmo todavía en el cuerpo, le dábamos la bienvenida al uruguayo Jorge Drexler que, con la mayoría de sus temas, nos hizo recapacitar y emocionarnos. Tuvo también el detalle de mencionar la importante labor que está llevando a cabo el barco Open Arms.

La noche empezaba a caer y llegaban al escenario otro de los platos fuertes del festival, Dorian. Con un directo lleno de luces, confeti y temazos, nos pusieron a bailar con “A cualquier otra parte”, “La tormenta de arena” o “Verte amanecer”.

El grupo de Barcelona nunca defrauda y son una apuesta segura para amenizar y caldear el ambiente en cualquier festival. Siempre es una fiesta con ellos y con sus temas de ayer y de hoy. Hubo momento también para las colaboraciones, cuando en su mítica  “Los amigos que perdí” contaron con la colaboración del líder de Love of Lesbian, Santi Balmes.

Ya estábamos metidos en faena y completamente entregados a los que nos deparaba el final del viernes, y así apareció Santi Balmes, de un blanco impoluto para continuar con lo que sus colegas de Dorian ya habían ido calentando. Temas de su último disco ‘El Poeta Halley’ y de sus trabajos más antiguos que hicieron que el público celebrara cada una de las canciones que salían desde el escenario.

Hubo tiempo para hablar y recordar uno de los discos que darían el éxito rotundo a Love of Lesbian, su 1999 del que sonaron temas míticos como “Allí dónde solíamos gritar” con la que cerraron su directo. Además, contaron con colaboraciones de Marc de Dorian y de la cantautora mexicana Silvana Estrada.

Pues el día y la noche ya estaban echados y como brochazo final subía La Pegatina y revolución total se desataba. Hijos de la fusión entre la rumba catalana y el ska, pusieron a bailar a su “Mari Carmen” y a todo el mundo que pasaba por allí. Qué manera de ponerle fin a un día que había ido prometiendo desde el principio.

Y solo unas pocas horas más tarde, había llegado el sábado y con ello la última jornada del Río Babel. Por ser el último día, el recinto ya empezó a llenarse a primera hora de la tarde y los más valientes allí estaban, frente al grupo argentino Él Mató a un Policía Motorizado. Una hora de buenas canciones, buen ambiente y con Santiago (cantante y bajo) agradecido de la presencia de todos los que estábamos allí.

Una buena forma de encarar la recta final del festival, con los argentinos empezamos a calentar motores y tras ellos llegaba el ambientazo de los uruguayos Cuarteto de Nos.

Chef´Special serían los encargados de poner ese punto de indie pop al festival. Los holandeses refrescaron el ambiente con temas de sus últimos trabajos y haciendo disfrutar a un púbico que ya se iba acostumbrado al calor. La banda del vocalista Joshua Nolet supuso una grata sorpresa para aquellos que no los conocíamos. Su buen rollo y su forma de transmitirlo nos hizo encarar la tarde con una energía absoluta. 

Después, Trending Tropics y su mezcla entre ritmos Afro-Caribeños y Caribeños, entrelazados con los sonidos contemporáneos y la electrónica. El proyecto de Visitante, de Calle13 y Vicente García, lleva trayéndonos lo mejor de la música experimental desde hace unos años y el sábado pasado en el Río Babel, demostraron la cantidad de seguidores que siguen su música.

Ya habíamos pasado el ecuador de la noche y era hora de uno de los primeros platos fuertes del día, Bomba Estéreo saltaban a un escenario abarrotado. El grupo fusiona la música electrónica, el rock, el reggae y el rap con aires caribeños como la cumbia y la champeta. 

Li Saumet, vocalista y líder del grupo, puso a bailar a medio Madrid con su energía, sus ganas y su forma de enganchar al público. Con su espectacular estilismo, vestida de un amarillo llamativo, entregó a su público sus mejores temas. El grupo colombiano fue una de las bandas que más gente acogió en su directo.

Y de mujer a mujer y seguimos bailando, porque si con Bomba Estéreo no habíamos parado de movernos, llegó Fuel Fandango y la voz de Nita (Cristina Manjón) y la noche tuvo un color especial.

El buen rollo que siempre mueve este grupo se suma al buen hacer de la cantante cordobesa que, además de su fantástica y agradecida puesta en escena, su voz te llega al alma de manera dulce y aflamencada.

Vestida de un blanco espectacular y rodeada de purpurina y flores, la vocalista de Fuel Fandango se hizo con un público que no dejaban de bailar y cantar sus temas. 

Cierre perfecto de noche y festival con Fatboy Slim. Menuda fiesta montó el DJ británico. Todavía quedaban fuerzas para saltar con los mejores temas de electrónica y alargar la noche hasta altas horas de la madrugada. Y el público, a pesar de haber dado todo durante los tres días de festival, se entregaron a la causa y eso se convirtió en una fiesta absoluta.

 

En total, por el escenario de Río Babel, pasaron 17 bandas, de 9 nacionalidades distintas dando forma a un cartel diverso con ritmos urbanos, pop-rock, electrónicos, de autor o de raíz latinoamericana. Y así, después de tres días intensos de música, bailes y un ambiente bastante apetecible, esperamos con ganas y deseosos la próxima edición de uno de los festivales más bailables.

De momento, nosotros nos estamos preparando para el próximo…

Texto: Miriam Notario

Fotos: Daniel Forés