Esta noche volvemos a cruzar el Mississippi

Corre el año 1996. Y en el espacio televisivo de Pepe Navarro aparece para quedarse, ella, Cristina La Veneno. Y ahora, más de veinte años después, el dúo formado por Javier Ambrossi y Javier Calvo vuelven a dar voz a este icono de la noche televisiva de la época del destape. El domingo pasado se estrenaba el que para mí es, con diferencia, el capítulo más emotivo de la serie. Y como colofón al mismo, para coronar la joya audiovisual que comenzó a ver la luz en marzo de este mismo año, Leiva ha dado voz a la canción que define la vida de la vedette almeriense.

El exvocalista de Pereza, que cuenta con una trayectoria francamente sólida como solista a sus espaldas, nos ha regalado uno de sus temas más nostálgicos y frágiles. Nunca debiste cruzar el Mississippi. Y es que, a mí, como a cualquiera que haya visto el capítulo, se me ha roto el corazón al ver su última secuencia, su último plano. Un plató desmoronándose y como consecuencia, una vida cayendo al vacío.

Escuchar “Nunca debiste cruzar el Mississippi”

La estrella que nació a orillas del Mississippi nos dejó en 2016. Y con ella se fue parte de su historia, que hoy, para sorpresa de todos, Leiva ha reescrito.

El quinto capítulo de la serie se titula Cristina a través del espejo. Y eso es lo que ha hecho el compositor. Mirarla a los ojos, sin fisuras, y escribirle una letra que es un obús directo al corazón. Un dardo cargado con la verdad de una vida devastada por el olvido.

Nunca debiste cruzar el Mississippi. Era mucho más salvaje que tú. Nunca la venganza te curó los años difíciles.

Bajo el agua cero, curtida en el oeste. Que no te hablen de gloria, brillantina y presente. De eso sabes tú, limusina y puchero. De reírte en el suelo, Joselito, Cristina Veneno.

La estrella que nació en el parque del oeste dio un destello de luz nueva, cada noche, al colarse en las casas de los espectadores del programa. Y al ahondar en su pasado y descubrir su triste realidad, me planteo cuantas sonrisas mediáticas esconden noches de ansiolíticos y depresiones ocultas al público. Francamente emotivo es el homenaje de los Javis a Juan Antonio Canta, cantautor y creador de la canción La Danza De Los 40 Limones, quien se suicidó a causa de la depresión que arrastraba mientras cada noche cantaba su tema estrella para hacer felices a millones de espectadores. Qué paradojas tiene la vida.

Quizás Cristina nunca debió cruzar el Mississippi. Todos alguna vez hemos cruzado equivocadamente nuestro Mississippi particular. Pero ella fue la primera en hacerlo. La primera en atreverse a mostrar su realidad. Nos enseñó el lado amable de la vida. Y hoy, con su serie autobiográfica y la letra de Leiva, hemos visto la cara más amarga de la misma.

Aun así, aunque los focos solo fuesen destellos de luz y chispazos de euforia y la televisión nunca te curó los años difíciles, allá donde estés, Cristina, gracias.

Gracias por cruzar el Mississippi. Y gracias por enseñarnos a cómo cruzarlo a los que hemos llegado detrás.

LETRA

Nunca debiste cruzar el Mississippi

Era mucho más salvaje que tú

Nunca la venganza te curó los años difíciles

Es más caprichosa que tú

Bajo el agua cero, curtida en el oeste

Que no te hablen de gloria, brillantina y presente

De eso sabes tú, limusina y puchero

De reírte en el suelo, Joselito, Cristina Veneno

 

Televisión, realidad, ¿a quién le importa?

Un minutito de gloria y vanidad

Solo destellos de luz y chispazos de euforia

Llámalo destino, llámalo casualidad

Bajo el agua cero, curtida en el oeste

Que no te hablen de gloria, brillantina y presente

De eso sabes tú, limusina y puchero

De reírte en el suelo, Joselito, Cristina Veneno.