Eva Ryjlen Vs. Marilians

Escuchar “Onírica”

“Onírica” es el título bajo el que se cobija tu nuevo disco, ¿por qué elegiste este concepto para darle nombre a tu último trabajo?

El nombre del disco atiende más a cómo ha sido el proceso creativo que a la temática del disco en sí. Normalmente cuando trabajo lo hago sobre melodías que me vienen a la cabeza, y esas melodías normalmente suelen llegarme cuando estoy a punto de quedarme dormida o cuando estoy despertándome. En ese estado entre el sueño y la vigilia es donde surgen la mayoría de bocetos sobre los que trabajo. Me gusta pensar que hay un lugar en el subconsciente donde sólo podemos acceder cuando dormimos.

El disco lleva publicado desde el viernes pasado (9 de abril), para aquellos y aquellas que aún no lo hayan escuchado o no lo hayan descubierto, ¿cómo podrías animarles a darle esa primera escucha?

Onírica es un disco escrito desde las entrañas, cuando decidí volcarme en este proyecto, decidí abrirme en canal y mostrar lo que había dentro sin tapujos ni prejuicios. Para mí este disco es un viaje por diferentes estados anímicos, de los que he intentado absorber toda la belleza y después he plasmado en canciones. Esa es la parte profunda.

También hay que decir que las canciones molan la hostia y que como me acompaña una banda que es un tifón suenan todas como un tiro.

Totalmente de acuerdo con esa afirmación. Y es que doce temas componen “Onírica”, de los cuáles nos presentaste los tres primeros a modo de adelantos, ¿por qué fueron “Caminar”, “Criatura Salvaje” y “Bailas” los elegidos?

Caminar es una canción que escribí casi de manera automática, describía a la perfección mi momento vital, y en cuanto la compuse supe que saldría con ella. Es una declaración de intenciones.

Criatura Salvaje es una de las canciones más complicadas que he escrito en mi vida, no por la complejidad de la armonía, sino por todo el entramado emocional que tiene.

Cuando tuvimos claro que el disco saldría recién entrada la primavera, era más que evidente que Bailas era la canción perfecta para acompañar esa salida. Es como entrar en una primavera mental.

¿Cuánto tiempo te ha llevado darle vida a este último trabajo (desde que lo pensaste hasta que se ha publicado)?

El día que mandamos a fábrica Violencia Posmoderna comencé a pensar en este disco. Pero por unas cosas o por otras no terminaba de encontrar el lugar (Ni para el disco, ni para mí).

El confinamiento me dio la oportunidad de parar, de pasar mucho tiempo conmigo misma, de replantearme el sentido de lo que hacía, en definitiva de profundizar en mí.

Con el paso de los días las canciones iban brotando como flores silvestres en el campo, podríamos decir que el disco se ha hecho sólo, yo no lo buscaba. Simplemente sucedió.

Todo este tiempo invertido te ha llevado a regalarnos un precioso disco de doce canciones en las que tratas aspectos y temas muy diferentes, ¿cómo ha sido el proceso de composición y elección de las canciones que componen “Onírica”?

Como te comentaba antes, el proceso ha sido muy fluido.  He sentido eso de ‘cuando no buscas encuentras’. Desde la concepción, los ensayos con la banda, el trabajo en el estudio a la producción, todo ha sido como un juego, he disfrutado muchísimo de todas las etapas del proceso.

Sí que ha sido más complicada la elección de los temas, hay canciones que se han quedado fuera que encantan, pero no eran para este disco.

Este es tu segundo disco en solitario, ya que en 2018 comenzabas tu nueva andadura con “Violencia Posmoderna”, ¿qué diferencias podemos encontrar entre este primer trabajo y el que nos ha llegado hace unos días?

Violencia Posmoderna fue para mí como abrir una puerta y asomar el pie, pero de puntillas. Aunque me encantan las canciones de ese disco, yo me sentía mucho más insegura porque era un terreno que nunca había pisado. En Onírica tenía muy claro lo que quería hacer y cómo hacerlo, es un disco con muchísimos matices y muchas perlas escondidas. Es mucho más yo.

Dada la situación que estamos viviendo, es inevitable preguntarte si la pandemia te ha influenciado en las fechas en las que tenías pensado sacar el disco, en su desarrollo o en su creación?

En mi caso, la pandemia me dio el espacio para poder hacerlo. A principios de marzo del año pasado teníamos pensado grabar un par de temas y seguir con la Gira Posmoderna, pero cuando pasan cosas como  ‘una pandemia mundial’ lo mejor es aceptar que no puedes tener el control e intentar fluir con lo que venga.

Y para ir terminando, cuéntanos ¿cómo te planteas estos meses de promoción y de dar a conocer el disco? ¿Alguna fecha de concierto a la vista? 

Pues de momento presentaremos ‘Onírica’ en Madrid el 21 de Mayo en la Sala el Sol y el 16 del mismo mes estaremos en Guadalajara dentro de la programación del ciclo Ferial21.

Pero habrá más fechas que iremos anunciando en mis redes.

Más sobre Onírica…

Tu canción preferida del disco…

Ufff es un disco tan ecléctico que no sabría decidirme, creo que por lo diferente de la propuesta me quedaría con ‘Kamikaze’.

La que más ganas tienes de tocar en directo.

 Tengo ganas de tocarlas todas, pero si sólo pudiera tocar una creo que sería ‘Pequeño infierno florido’.

La que crees que más enganchará a tus fans.

 Pues diría que cualquiera de los tres adelantos que hemos lanzado. Si me tengo que mojar apuesto por ‘Bailas’.

Una palabra con la que puedas definir el disco.

Honesto.