La sensibilidad de Passenger embauca al público en Madrid…

Desde que en 2015 un reconocido seguro médico privado utilizara su “Let her go” en algunos de sus anuncios, esa musiquilla fue tarareada por todos los que se encontraban con ese spot al encender la televisión. Y es que la mítica canción de Passenger se convirtió en un perfecto hilo musical adaptado con un cover femenino producido en exclusiva para la marca por la productora madrileña Soundgarden.

Y, ¿por qué os cuento todo esto? Básicamente porque Passenger estuvo en Madrid la semana pasada y todavía intento asimilar el concierto que nos entregó en La Riviera la noche del martes.

A finales del año pasado Mike Rosenberg anunciaba la visita a España para presentar su último trabajo ‘Runaway’. Las ciudades elegidas fueron Madrid y Barcelona y yo que tuve la oportunidad de ir al primero me muero de ganas de contaros lo maravilloso que fue todo.

Nos fuimos hasta la mítica sala madrileña La Riviera. Aunque de inicio el concierto iba a tener lugar en el Teatro Barceló, la gran demanda de entradas, hizo que la productora se plantease un cambio de ubicación y poder dar la oportunidad de asistencia a muchos más fans del grupo.

Total, pasado unos quince minutos la hora prevista, allí apareció Mike Rosenberg con solo una guitarra, un micrófono y un juego de luces que hizo del escenario un lugar donde no poder dejar de mirar durante toda la noche.  Y es que apareció sin banda y nos comió a las más de 2000 personas que estábamos allí.

Va a ser muy complicado trasmitiros la sensibilidad, la pasión y la emoción con la que viví este concierto. Con un directo no muy largo, de unos 80 minutos de duración, Passenger se dejó la piel y toda su música en ese escenario.

Es cierto que venía a presentar su último trabajo de estudio ‘Runaway’ aunque solo nos permitió escuchar del mismo “Hell or high water”, “To be free” y “Survivors”. Sabía que tenía poco tiempo y quiso recorrer su discografía de la mejor manera posible, por sus discos más antiguos y los que hicieron consagrarse como el gran músico que es ahora.

De esta manera nos llevó hasta 2010, empezando con “Fairytales and Firesides” para continuar el recorrido por 2012 y a su ‘All the Little Lights’ con temas como “Life´s for the living”, “Holes”, “I Hate” y su mítica y más coreada “Let her go”. También hubo tiempo para una paradita en ‘Whispers’ de 2014 con “Scare away the dark”, “Rolling Stone” y la canción que da nombre a este disco y en ‘Whispers II’ (publicado un año más tarde) con “David”.

Hubo momento para todo en este concierto, para las risas, la emoción, las charlas de Mike entre canción y canción, las ganas de cantar a grito pelado y para disfrutar de uno de los artistas más completos que pueden pisar nuestro país.

Como conclusión final me gustaría hablar del respeto que el público mostró en este concierto. Silencio sepulcral cuando Passenger hablaba de su vida, de sus experiencias y nos intentaba llevar a cada una de las canciones con esa delicadeza que lo caracteriza.

Imagino lo complicado que debe ser conectar y llenar una sala de estas características con la sola ayuda de su voz y una guitarra, pero lo de Mike Rosenberg fue tan mágico que solo puedo volver a ver una y otra vez los vídeos que hice para poder rememorar algunos de los mejores momentos de este directo.

Texto: Miriam Notario

Fotos: Daniel Forés