Las “Promesas” de Blanco Palamera

Desde que el viernes pasado, Blanco Palamera presentara al mundo su primer LP “Promesas” (Raso Estudio, 2019) no dejo de escucharlo en bucle. Esa mezcla de pop alternativo con música negra contemporánea, jazz, r&b moderno, funky, bossa nova, trip-hop, indietrónica y psicodelia pop, hacen de este trabajo una delicia para los oídos.
Cada una de las diez canciones que componen este larga duración es un viaje por ritmos pegadizos con los que el cuerpo se te mueve de un lado para otro sin ni siquiera darte cuenta. Esa base punzante pero perfectamente ensamblada con las letras, te hace engancharte a temas como “Sola con mi voz“, o “Aire” y no dejar de bailarlos.

Algo más tranquilas tenemos “Llega“, “Otra” o “Este mar“, todas hablando de lo cotidiano de la vida, del amor, el desamor y la superación, que te hacen divagar sobre historias de este tipo que todos hemos vivido. “Primavera” llega como un experimento instrumental que va de la electrónica a la psicodelia en menos de dos minutos.
Aunque sin duda, me quedo con “Salvaje” porque no se me ocurre una mejor manera de morir, que morir salvaje. Desde que saliera a la luz como adelanto hace unas semanas, supe que sería mi canción del disco. Desde los primero acordes se mete dentro para no dejarte desconectar de lo que estás escuchando hasta que termina el tema.

En “Aquí” y “Despacio” hablan otra vez de desamor. Son dos temas donde la música es la principal protagonista haciendo hueco a unas palabras que parecen arrastradas para ser cantadas. Cierran con “Despega” cantando al amor propio y a la necesidad de despegar cuando todo va mal, con letras que parecen susurradas como consejos. Y no se me ocurre una mejor manera de cerrar este disco que con este tipo de mensaje.
Los protagonistas Manuel Blanco y Xoán Domínguez, de solo 21 años y residentes en Madrid, se han producido y grabado ellos mismos el disco. Tras probarse el pasado año con tres singles, y presentar en las últimas semanas tres adelantos (“Otra”, “Sola con mi voz” y “Salvaje”) llega este trabajo impregnado de madurez y sinceridad.
Foto promocional del grupo de Kika Ramil
La misma delicadeza y cuidado que han puesto en la producción del LP, lo han extrapolado a la estética del proyecto. La diseñadora y artista gráfica Kika Ramil se ha encargado de los diseños de la portada del disco, de los singles y de las fotografías promocionales del grupo. Y son una auténtica maravilla.
Si escucháis el disco y os gusta tanto como a nosotros, los Blanco Palamera tienen algunas fechas de conciertos confirmadas.  El viernes 29 de marzo en Ídolo Club, en la madrileña Sala Alevosía. Además, el 8 de mayo estarán compartiendo escenario con la mítica banda argentina Babasonicos dentro del ciclo de conciertos Sound Isidro que se celebra durante el mes de mayo en la capital. Su última fecha anunciada es en Santiago, el 4 de abril en el Melona Fest.

Texto: Miriam Notario.