LOVE OF LESBIAN DESPEGA A BORDO DE UNA ESCALERA MECÁNICA

Hay días que se empiezan con el pie derecho sin tener que hacer el menor ápice de esfuerzo para conseguirlo. Hoy ha sido uno de esos días. Love Of Lesbian ha vuelto a aterrizar en el planeta Tierra de la mano del adelanto de su nuevo proyecto. El single se titula Cosmos (Antisistema Solar) y es el primer plato en forma de entrante del que será el octavo álbum de estudio de la banda catalana, V.E.H.N.

El grupo llevaba desde el año 2016 haciéndonos orbitar alrededor del cometa Halley con canciones como Planeador, Bajo el Volcán o Contraespionaje. Y la verdad es que ha sido un viaje onírico. No obstante,  ya estaba impaciente por cambiar el rumbo de la trayectoria interespacial con nueva música de Love Of Lesbian como banda sonora.

Y es que parece, por la estética del videoclip lanzado hace escasas horas, que la banda sigue en su férrea convicción de abandonar lo terrenal para dejarse sumergir en las aguas de lo galáctico. Y con todas las restricciones que estamos viviendo los que acostumbramos a pasear por las calles del planeta Tierra, rechazar la invitación de atravesar la atmósfera por 4’06’’, resulta de todo menos inteligente por nuestra parte. Con más inri si tenemos en cuenta que la incursión tiene como medio de transporte una escalera mecánica. Porque a decir verdad, vistos los antecedentes de hace escasos días, cuando la misión española fracasó estrepitosamente en su lanzamiento del satélite Ingenio, si hay que dar el paso y despegar, prefiero hacerlo a bordo de una escalera mecánica, que como mucho, en caso de avería, se queda parada hasta que el técnico de turno experto en reparaciones del estilo haga acto de presencia.

Pero centrémonos en Cosmos y su galaxia particular.

La canción es una especie de monólogo interior al más puro estilo Cinco Horas Con Mario. Comenzamos el viaje en un ciudad metropolitana. Me dormí en el metro y me salté una estación, y al entrar a un túnel fui al espacio exterior. Y tú en la ciudad, mientras tú en la ciudad. Ese “tú” indefinido es la segunda persona envuelta en la causa y en virtud de la cual nace la canción. Voy a finalizar lo que nunca empecé. De tu materia oscura un verso arrancaré. Hoy vivo en tiempo muerto en un ciberespacio entre los dos.

Esta persona, que entra en la esfera de lo incógnito, parece ser la causa de la devastación que destila la canción. Crema protectora factor un millón. Son tus rayos gamma mi desolación. Si por un solo día fuera yo el segundo en pedir perdón.

El punto más crudo llega poco después, cuando resulta evidente que nos encontramos ante uno de esos bucles emocionales ligados a una persona destructiva. Se entremezcla la rabia, la impotencia y la dosis de realidad, que no es otra que la pérdida de la identidad personal. Ojalá lo que cante ahora al fin te parta en dos. Soy un loco que habla solo de ti, en serio solo me hablo de ti, y vuelta a empezar, en vicio orbital, vuelta a empezar. Mientras tanto… ¿Quién soy?

Es cápsula de un tiempo que no será, no, jamás será. Hay veces que una canción que habla de ti le gusta a todo el mundo menos a mí.

 Y no es algo desorbitado. Todos tenemos una canción prohibida. Escuchar sus primeros compases, es suficiente para notar como algo se nos retuerce por dentro. Aunque suene de rebote gracias al aleatorio de Spotify, siempre oportuno, y todos los pasajeros del coche la disfruten y expongan abiertamente lo bien que suena. Mientras, uno no puede hacer más que asentir, dejar la mirada perdida apoyando la cabeza en la ventanilla y rezar para que el tema se acabe lo antes posible. Aunque estos momentos, para desgracia de todos, sean eternos.

En palabras de los de Sant Vicenç dels Horts, provincia de Barcelona, “Cosmos (Antisistema Solar) surgió en 5 minutos. Como un torrente emocional. Como una necesidad de hablar con uno mismo antes de aclarar cosas con segundas personas. Cosmos es un viaje desde las profundidades de la urbe, hacia el Big Bang de un lamento que vuelve a crear tu siguiente firmamento mental. Cosmos es la contradicción de haber hecho de tus emociones una manera de vivir. La auto-provocación de una catarsis que a veces es necesaria para seguir adelante”.

De esto extraigo dos conclusiones. La primera es que el diálogo interno y la gestión emocional de los integrantes de la banda son dignos de admirar. La segunda es que, si cinco minutos han bastado para dar vida a este tema, mis aspiraciones como cantautor están completamente desahuciadas.

Por otro lado, empiezo a sospechar que hay algo místico en el panorama musical español. Desconozco el porqué, pero todos los trabajos que se gestan en los estudios La Casamurada traspasan lo terrenal. Al disco de ­­_Juno me remito y, evidentemente, a la canción que nos atañe. Parece que elegir este lugar para dar vida a las canciones es sinónimo de calidad garantizada.

“Esta misma semana han encontrado a un par de adjetivos trastornados. A tres adverbios muertos de frío, y a otros tantos de la raza pronombre, que sueñan en sus jaulas con ser la sombra de un niño. Señalo entonces a las palabras que llevan más días abandonadas. Y me las llevo a casa. Las vacuno de la rabia y las peino a mi manera. Acto seguido, y antes e integrarlas en un parvulario de relatos o canciones, les doy un beso de tinta. Y les digo que si quieres ganarte el respeto nunca hay que olvidarse los acentos en el patio” (Fragmento de la canción el Poeta Halley)

Yo no sé si me habré dejado algún acento por el camino. Pero de lo que no albergo duda, es de la destreza lírica del grupo catalán. Su capacidad para rescatar palabras abandonadas al borde de la hipotermia y darles vida en forma de canciones que traspasan el epitelio de la piel de quien las escucha, llegando lo suficientemente profundo como para que uno se sienta vacío en sus últimos segundos, es algo que transgrede los límites de lo cotidiano.

La buena noticia es que reproducir un tema en bucle es siempre una opción factible y al alcance de todos.

Hoy Love Of Lesbian ha vuelto a remover algo dentro de nosotros con su regreso, y es probable que ahora la banda se sienta un poco huérfana. A fin de cuentas pronto escucharan su Cosmos en bocas ajenas. Y eso siempre genera una simbiosis emocional que oscila entre la alegría y el enojo, propio de desprendernos de aquello que amamos con cierto egoísmo.

“Pero todo es ley de vida. Como un día me dijo el Poeta Halley: Si las palabras se atraen, que se unan entre ellas. Y a brillar, que son dos sílabas”

Escuchar “Cosmos (Antisistema Solar)”

LETRA

Me dormí en el metro y me salté una estación,

y al entrar a un túnel fui al espacio exterior.

Y tú en la ciudad, mientras tú en la ciudad.

Gajes del oficio astromántico,

Temo las alturas sin tu elevación.

Me puedes llamar «Antisistema Solar».

Voy a finalizar lo que nunca empecé.

De tu materia oscura un verso arrancaré.

Hoy vivo en tiempo muerto en un ciberespacio entre los dos.

Qué importa ya si una canción que hable de ti

encierre a todo un cosmos.

Si no me ves, no hay realidad.

¡Qué irónico! Es cápsula de un tiempo

que no será, no, jamás será.

Crema protectora factor un millón.

Son tus rayos gamma mi desolación.

Me llamarás «Antisistema Solar».

Cuidado con mi cuerpo, ahora es conductor,

y siento cuando vibras o tu alta tensión.

Si por un solo día fuera yo el segundo en pedir perdón.

Qué importa ya si una canción que hable de ti

encierre a todo un cosmos.

Si no me ves, no hay realidad.

¡Qué irónico! Es cápsula de un tiempo

que no será, no, jamás será.

Hay veces que una canción que habla de ti

le gusta a todo el mundo menos a mí.

Sé la razón, la entenderás.

El daño es tan rotundo. Ellos quieren más.

Se lo vas a dar.

Se lo darás.

Si me firmamiento, puedo ver qué niño soy.

Ojalá lo que cante ahora al fin te parta en dos.

Soy un loco que habla solo de ti,

en serio solo me hablo de ti,

y vuelta a empezar, en vicio orbital,

vuelta a empezar.

Mientras tanto…

¿Quién soy?

¿Quién soy?

¿Quién soy?

Hay días que una canción que habla de ti

le gusta a todo el mundo menos a mí.

Sé la razón, la entenderás,

El daño es tan rotundo,

ellos quieren más.

Se lo vas a dar.

Se lo darás.