PATTI SMITH – Horses (Arista, 1975).

LA PRIMERA POETA PUNK

Hablamos del disco de debut de una de las artistas más influyentes de finales del siglo XX.

Pionera en todo, es referencia obligada para entender el feminismo en el rock y en la cultura en general.

Patti Smith aparece en escena en la época y el lugar adecuado, New York a mediados de los 70.

Nacida en Chicago, recibió una dura educación religiosa, pues su madre era Testigo de Jehová; su respuesta a eso la encontramos en la primera estrofa que suena en el disco:

“Jesús murió por los pecados de alguien, pero no los míos”

No se me ocurre un arranque de un LP con más fuerza que la versión de Gloria de los Them de Van Morrison.

Aquí puedes ver una versión del tema grabada en 1979 en una TV alemana:

Como todos los grandes poetas del rock, no es una gran cantante ni tiene una gran voz, ni puta falta que hace. Patti Smith es actitud, es poesía y es reverencia a los grandes músicos y poetas que la preceden.

Producido por John Cale de The Velvet Underground, el álbum es mítico también por esa fotografía de la portada hecha por Mattlehorpe, que refleja más actitud punk que cientos de crestas juntas.

Con su inseparable Lenny Kaye a la guitarra, la banda la integran también Jay Dee Daugherty  a la batería, Iván Kral al bajo y Richard Sohl  al teclado.

También colaboran Tom Verlaine de Television y Allen Lanier de Blue Öyster Cult.

En “Redondo Beach” nos narra a ritmo casi reggae el suicidio de una lesbiana, en “Birland” improvisa mientras cuenta el funeral del psicoanalista Willheim Reich, “Kimberley” está dedicada a sus hermana y en “Break it up” y “Elegie” rinde homenaje a sus admirados Jim Morrison y Jimi Hendrix.

Pero la otra bomba que nos reserva el disco es Land: Horses/ Land of a thousand dances/ La mer (de). Obra maestra monumental dividida en tres partes donde empieza recitando y termina poniéndonos a saltar y bailar desquiciados.

En la edición de CD se puede escuchar una brutal versión del “My Generation” de The Who en el mítico CBGB.

Sin duda, estamos ante otro disco imprescindible

 

Lancho Vinilos Traigo