“Indie-nominación de Origen”. Segunda jornada Sonorama.

Y seguimos…

Jueves por la mañana. Nuestro primer día de contacto con la mítica Plaza del Trigo. Pocos minutos después de que Playa Cuberris comenzara, nos acercamos a la rueda de prensa que Nacho Cano y la dirección del festival ofrecieron en el salón de actos del ayuntamiento.

Le acompañaban la alcaldesa de Aranda, Javier Ajenjo, los presidentes de la Sociedad del Vino y de la D.O. Ribera del Duero, y Shuarma y Alberto (Miss Caffeina como artistas. Explicaron cómo se fraguó el encuentro y el show único que se ha creado para este Sonorama y que se grabará para un documental de Netlix. Se habló del estudiado diseño del nuevo recinto y se destacó que es un nuevo espacio multidisciplinar diseñado para Aranda, que aún reivindica mejoras en infraestructuras como el nuevo hospital o el tren directo a Madrid.

De vuelta en la Plaza del Trigo, ya con bastante calor y ganas de ducha de agua, los siguientes en sorprender gratamente fueron otros dos grupos emergentes muy esperados para escuchar en directo. Primero Bauer, que convenció con letras como las de ‘Salvajes’ e ‘Infinito’. Y los madrileños Venturi, que nos mantuvieron conectados con su pop-rock fresco y enérgico.

 

Esperábamos ansiosos a la sorpresa, que para gusto de todos fueron Joe Crepúsculo y su compinche Aaron Rux, que convirtieron el escenario Radio 3 Plaza del Trigo en un auténtico ‘Pisciburguer’. Sonoritos y sonoritas vivimos remojados la fiesta para convertir la plaza en ‘La fábrica de baile’ de la mañana del Sonorama.

De camino al recinto, nos acercamos a visitar el escenario del camping y a la sombrita escuchar los conciertos de Marcos Gallo, joven cantautor burgalés con letras muy profundas basadas en la naturaleza y en la libertad, del último disco Borealis, inspirado en su viaje a Islandia, y de los Guapo Calavera.

 Ya por la tarde, hicimos primera incursión en el nuevo mega-recinto para comprobar que realmente estaba muy bien organizado, con un frontal inabarcablemente ancho que presidían los dos escenarios principales, denominados Ribera del Duero y Aranda de Duero, y donde iban a actuar alternados más de 30 artistas durante el fin de semana.

El tercer espacio (Ron Negrita) era razonablemente grande y estaba más atrás en el centro, sin que el sonido de los principales molestara. Allí los primeros que se estrenaron fueron los murcianos Claim y Crudo Pimento.

Tequila, en el escenario principal, repasó con Ariel Rot y Alejo Estivel muy compenetrados, todos sus éxitos y los más jóvenes los bailaron ‘Dime que me quieres’ como si de su generación se tratase.

Desplazamiento a la izquierda para ver a Carlos Tarque, que aportó la nota más rockera a la noche con su proyecto en solitario acompañado de músicos de gran nivel. La Orquesta Mondragón, esperada banda mítica de la noche, se mantuvo fiel a sus histriónicos principios, y, aunque a falta de algún otro clásico, nos hicieron vibrar con ‘Caperucita feroz’, y “correr” porque nos avisaron de que ‘Viene, viene Trump’.

 Llegaba el turno de Miss Caffeina, que hizo un buen repaso a ‘Oh Long Johnson’, hasta levantar a la afición con ‘Mira como vuelo’, todo un himno del Sonorama por haber sonado en varias ediciones y en varios escenarios.

 No teníamos ‘Coartada’ para dejar de ver a Embusteros, que no defraudaron y crearon un pequeño universo en el escenario principal. Poco después, Los Pilotos en el escenario Negrita nos trajo su sugerente pop de ciencia ficción.

Volvíamos al escenario principal para ver a Varry Brava, y ya se respiraba el ambiente festivo. Los de Murcia, ataviados con sus camisas rojas de ‘Furor’, apasionaron y superaron las expectativas  de tocar por primera vez en el escenario principal del Sonorama. La sensación era de gran jolgorio y ‘No gires’ y ‘Fiesta’ lo llevaron al sumum.

Varry Brava con ‘La ruta del amor’ nos preparaban para el “bombazo” de Chimo Bayo en el escenario Negrita, donde llenó el espacio de público por completo, ataviado con su chaleco de luces y micro inalámbrico, a golpe de gritos de fiesta.

Prometía ser “letal” y así bailamos con el mismo alma de bakalao, tanto ‘Bombas’, ‘La tía Enriqueta’ y ‘Así me gusta’ como otros nuevos regalos de su repertorio antes de irnos a descansar.