“Verbena”

Viernes noche y colas kilométricas a las puertas de la sala Apolo. Novedades Carminha consiguieron llenar la Sala Apolo en su concierto de la gira Ultraligero en Barcelona. Y es que en La 2 de Apolo tocaban también los ilustres Burning. Tras una dura semana de trabajo, como lo son siempre éstas de principios de Octubre, una buena manada de jóvenes y “viejóvenes” teníamos ganas de marcha y de …verbena!

La espera de una hora desde la apertura de puertas hasta el comienzo del concierto se hizo un poco larga sin teloneros y eso sí, puntuales a las 21:30, aparecieron los gallegos sobre el escenario. Desde las primeras filas ya habíamos podido vislumbrar el extenso setlist cargado de pelotazos (hasta 25), que como los pimientos de Padrón, unos nos iban a picar a bailar … y otros “a mover el tacón”.

Carlangas lucía un mono negro de mecánico y Anxo y Jarri salieron con sendas cazadoras de las que se desprenderían cuando el ambiente se volviera realmente caliente como en una ‘Fiesta tropical’, canción con la que abrieron el concierto.

En los primeros compases se sucedieron cortes de sus tres últimos discos como ‘Que dios reparta fuerte’, en la que la batería de Xavi comenzaba a llevar el ritmo, y ‘Disimulando’…, nos acordamos de Los Planetas con ‘Te quiero igual’

Cada ciudad tuvo su protagonismo en las letras como los que estamos ‘De vuelta de todo’ aquí en Barcelona, o para asegurar que en Madrid ‘Hay un sitio pa ti’.

Los cuatro focos del escenario nos alumbraban por momentos cuál luces de faro de la Costa da Morte.

Hacia el ecuador del concierto, con varios temas más tranquilos de su penúltimo álbum Campeones del Mundo, esperaba más discurso e interacción con el público. Era la primera vez que los veía y, quizás por haber escuchado a Carlangas en Hoy empieza todo, creía que era más dicharachero en sus shows.

Cambio de tercio con algunos cortes de letras hilarantes como ‘Juventud infinita’ u ‘Obsesionada’, pasando por la archiconocida colaboración con Dellafuente, ‘Ya no te veo’, y que comenzó a poner decenas de manos arriba. Grande Anxo a los teclados y sintes.

No podía faltar ‘Antigua pero moderna’, y para antiguas, las ‘Pesetas’ … más majas … !!!

‘Dame veneno’ puso la semilla del pogo que se consumó con ‘Ensalada de hostias’ y que desde el piso de arriba de la sala se veía como un gentío teñido de rojo disfrutando como locos y locas.

Ritmos latinos de nuevo con ‘Cariñito’ y la cumbia fusión molona de ‘A Santiago voy’, para encaminar la recta final. El público sudado en la parte central frente al escenario pedía más fiesta.

Desde el lateral derecho, donde me encontré con nuestras anfitrionas del sábado pasado en el Estrogenfest, Mireia y Cris (próximamente se viene concierto de Aloha Bennets), disfrutamos de ‘Lento’ y la incendiaria ‘Verbena’.

 

Tras finalizar, un buen grupo de gallegos coreó las más populares canciones en la Sala, que tardó un poco más en vaciarse por esta improvisada fiesta.

En resumen, una buena verbena, sí, pero eché de menos más cachondeo e interacción con el público, así como locura y descontrol arrastrados de sus años garage-punk.

Por Ángel Balbás