¡¡¡Vuelven los Vancouvers!!!

Hubo una época, a finales de los 80 y principios de los 90, en los que Malasaña era el epicentro del punk rock.

El barrio era un hervidero de bandas y de garitos míticos en los que cada noche podías elegir un buen concierto al que ir o una ruta de bares que frecuentar.

Bajabas la calle Velarde y ahí estaba el Nueva Visión, La Vía Láctea, El Laberinto… tirabas para la calle La Palma y “en La Vaca Austera hoy pincha el Turmix”. En la misma calle Manuela Malasaña estaba el Sportivo y su perfecta selección musical, si cruzabas San Bernardo acabar en el Moloko siempre fue una gran opción. Salvo que hubiese concierto en el Siroco, o en la sala El Sol, o en el Agapo, (y un poco más tarde en el Revólver, en la calle Galileo, cuya fiesta de estreno duró tres míticas noches imposibles de olvidar… o de recordar)

Y no me olvido del Louie Louie, el Flamingo, El templo del gato o después el Tupperware.

Muchas veces la ruta derivaba hacia Chueca, que tampoco era la Chueca de ahora, y en cien metros a la redonda flipabas en el Jam, el Clash o el Ramonas.

Por aquellas calles andaban Los Enemigos, Sex Museum, Los Macana, Los Coronas, Dr. Petaco, Def Con Dos, los Pleasure Fuckers, las Vívoras y también el grupo del que hablamos hoy, los maravillosos Vancouvers.

Vancouvers eran Juan Santaner a la guitarra, Marta Romero al micro, con Angel Cubero al bajo y diversos baterías hasta que Kiki Tornado se asentó definitivamente a las baquetas.

Recuerdo que ya desde las maquetas siempre había un comentario a su alrededor, no parecen de aquí. Por su calidad y su saber hacer.

 

Era como si Bob Mould (Hüsker Dü, Sugar) se juntase con Chrissie Hynde (Pretenders) y tocasen en tu barrio.

Sacaron cuatro discazos que hoy son carne de coleccionista.

El primero, “No particular place” (Polar, 1990)  lo produjo Alex Chilton.

El segundo “Quintaessential” (Mondo Stereo, 1992) Mike Mariconda (Devil Dogs, Raunch Hands).

El tercero “Assorted Cookies” (Mojave, 1994) lo sacaron en su propio sello y el cuarto y último “Up to you” (Radiation, 1996) lo produjo Scott McCaughey (Young Fresh fellows, REM).

 

 

La pareja Santaner/Romero, con Juan más en la música y Marta ocupándose de las letras compuso grandes canciones que ahora, al repasarlas, compruebo que aguantan muy bien el paso del tiempo.

“Like a sick dog” (cuenta la leyenda que Alex Chilton la tocó en directo), ”No better way”, “Hapinness”, “King Disaster”, “Porno” y tantas otras son canciones que vas a poder escuchar en directo este 2019 porque se han vuelto a juntar.

El año pasado falleció Rafa Fustes, amigo de la banda y, en mi caso, maestro y compañero de curro muchos años.

Rafa regentó el Flamingo y muchos de los asiduos y colegas le montaron un homenaje en la sala El Sol donde saltó la sorpresa. Los Vancouvers se reunían para la ocasión. Y parece que les han molado las sensaciones y ya tienen algunos conciertos programados este año.

Incluso han compuesto un tema nuevo, “Before you hit the ground” que nos hace presagiar que ahora van a sonar mejor incluso que antes.

 

 

Así que tanto si los conociste en la época como si no, te aconsejo que no pierdas la oportunidad de verles en directo cuando pasen cerca de tu localidad.

La autenticidad hecha banda, el saber hacer hecho canción.

 

Texto: Lancho, Vinilos Traigo